0 comentarios / Publicado en por Anna Casasampera

Ahora que estamos en casa más que nunca, aprovecha para hacer todo aquello que no sueles tener tiempo: cocinar, cuidar de las plantas, redecorar la casa...

Te proponemos que te aficiones a las mascarillas faciales. No sólo son beneficiosas para tu piel sino que son la excusa perfecta para parar, relajarte, volver a reengancharte a la lectura o llenar la bañera y hacerte un baño con espuma.

Y qué mascarilla escojo?

🔸 Te gusta probar cosas diferentes? Las monodosis son tus aliadas! Las tienes de arcilla, de papel, en dos pasos...
👉 Mascarilla facial Antioxidante Hidratación intensa con ácido hialurónico
👉 Mascarilla facial 2 en 1 After work

🔸 Quieres una mascarilla a medida? Las arcillas en polvo te irán genial. Puedes mezclarlas con agua, hidrolatos o aceites vegetales. Además puedes añadir algún aceite esencial para terminar de hacerla a tu gusto.
👉 Arcilla verde en polvo
👉 Agua floral de Rosas

🔸 Vas a lo práctico! Tus mascarillas son las que venden listas para utilizar y tienes para muchas aplicaciones.
👉 Mascarilla facial Nutritiva de Nopal
👉 Mascarilla facial Detox

El paso a paso...

1️⃣ Limpia bien la cara: se trata de dejar la piel bien limpia para que penetren bien todas las propiedades de la mascarilla. No vale sólo con agua, elige el producto que más te guste: jabón en pastilla, gel limpiador, manteca desmaquillante, espuma, agua micelar, aceite desmaquillante...
2️⃣ Aplica la mascarilla con una brocha, una espátula o con las manos. Retírala a los 30 minutos.
3️⃣   Y ahora túmbate (bebe agua 😉) y relájate! Nada de ponerse a quitar el polvo.

Quiero ver todas las mascarillas!

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios se revisan antes de publicarse.

ES